top of page

Tiempos de Reflexión

Actualizado: 10 jun 2022

Tenia ya un tiempo, que no tomaba una pausa, para escribir y dedicármelo a mi misma... Desde que regrese a México en el inicio de la Pandemia, comence a trabajar sin mucho descanso, buscando crear un espacio de producción en mi ciudad Natal y enseñando a las personas que me rodean, la importancia de este arte. No ha sido sencillo, ya que existen muchas costureras, pero pocas personas que de verdad entiendan la importancia de la moda, como un elemento pilar de nuestra cultura, que debe traer conocimiento, educación y un reflejo de nuestra excelencia y visión de la belleza humana.


Cada vez mas, miro al rededor y el gigante del Fast Fashion, se propaga con mas fuerza, creando no solo daños económicos y ecológicos, si no tambien existenciales que prostituye y confunden al consumidor del verdadero valor de la industria de la moda. Es por eso que aveces tengo que tomar una pausa, para no permitir que esa ola me alcance y termine siendo parte de un sistema, que no promueve la moda como una tradición si no como un negocio sin principios ni raíces.


Por mi parte procuro si me lo permiten enseñar a las personas en mi entorno, a conocer la calidad de una prenda, de donde proviene, el tiempo con el que fue realizada. En mi taller transmito técnicas de costura a mano, por que considero que es también ser parte de la historia, en la que me siento comprometida a defender y desde mi trinchera dejar un rasgo, un pequeño elemento que quizás un día sea visto, como una pista que muestre lo que fuimos y mi visión de la belleza del mundo y los valores que hay que atesorar.


Mi nave, como la nave del principito cada tanto se rompe y necesita mantenimiento, por que aun cuando crees conocer el camino y a donde quieres llegar, siempre hay elementos de desgaste que vas acumulando, hasta que es necesario detenerte y volver a revisar el mapa de tu vida.


Tengo compromisos que cumplir, así que la pausa no fue muy larga, el viaje debe continuar. Un paso a la vez, con fuerza, comprendiendo que no puedo cambiar todo un sistema, por lo que solo puedo soltar lo que me aqueja, para fluir más libremente.